Hay una forma de amar sana y liberadora, que no produce dolor. Conocela y empieza a practicarla; olvida ese otro “amor” que nos esclaviza y que enferma nuestros sentimientos