Mágica noche, en la que se apagan las luces de todo el pueblo y se encienden miles de velas que decoran las calles. Las placitas de Mojácar se llenan de música suave. Es mágico pasear por las calles de Mojácar, vestidos de blanco para atraer la buena suerte. Desde el Mirador del Castillo podrás observar las estrellas con los telescopios.