Un acontecimiento demoledor (el suicidio de su hermana menor, médico de familia, 32 años) lleva a la autora a adentrarse en la poesía. Hace poco hemos tenido en Almería una campaña en torno al tema (¿Lo hablamos?) en el que la Diputación, Salud Mental de Torrecárdenas y el Teléfono de la Esperanza han unido fuerzas para visibilizar este auténtico drama que arroja altas cifras de víctimas cada año y que, sin embargo, no parece importar demasiado a nadie.

Esto acaba de hacer Lola Alemany con estos treinta y dos poemas más un salmo. Fluyen los sentimientos verso a verso, por un libro que intenta hacer ver el elefante que hay en nuestras habitaciones y que no queremos ver.

Fuente: Antonio David Berbel