VISITAREMOS LOS TORREONES CALIFALES , EL BARRANCO CABALLAR, LAS CANTERAS CALIFALES Y EL CERRO DE LAS MELLIZAS….

Paseo por el barrio de la Chanca de Almería con estupendas vistas y valiosísimos contenidos históricos y patrimoniales de hace muchos siglos. Se parte desde el Ancla, en la intersección de la avenida Virgen del Mar con el Parque de Nicolás Salmerón.

Subimos por la avenida del Mar llegamos al puente de Juan Goytisolo.

Un poco más arriba llegamos a los Torreones Califales del año 955. Continuamos subiendo hacia la Joya dejando a la izquierda el mural que anuncia las Cuevas de las Palomas.

Cruzamos el barranco del Caballar y llegamos a la barriada de la Joya, junto a las murallas, con unas estupendas primeras vistas de la Alcazaba y sobre Almería y su puerto. Dejamos las últimas casas a la derecha y cruzamos al otro lado el barranco, subiendo hacia las Cuevas de las Palomas. Nos desviamos unos minutos hacia otro mirador que hay sobre la ciudad junto al kiosko y sobre una escalinata. 150 metros más arriba, a la derecha, vuelva a ver otra buena atalaya sobre la Alcazaba.

Abandonamos el carril asfaltado enseguida, después de la curva, campo a través, para atravesar un pequeño grupo de árboles e ir cogiendo altura a media ladera por algo de huella para llegar a las Canteras Califales y, un poco más arriba, a las antenas del Cerro de las Mellizas. Los últimos metros antes de llegar al cerro son algo más abruptos y habrá que ayudarse de las manos si no se anda suelto por el monte.
Ya arriba caminamos hasta la chimenea de la fundición de plomo Heredia por un tramo aéreo, muy amplio y sin riesgo de caída sino se acerca uno a los filos. La visión más amplia sobre la ciudad y sobre el barrio de Pescaderías se consigue desde esta planicie de máxima altitud del recorrido.

Volviendo hacia atrás, cruzando el carril de servicio de las antenas, hay otro espléndido mirador sobre el cerro de San Cristóbal, murallas de Jairán, viaducto de la autovía A-7 y construcciones en desuso a pie de barranco.

Ya en descenso por el carril encontramos en una curva un aljibe antes de bajar por las calles Palomas y Salud a la arteria de la Chanca, la avenida del Mar y poner fin al recorrido.
De las Canteras Califales parece que no se extrae piedra desde mediados del siglo XII después de haber servido durante algo más de un siglo. Es un elemento histórico de primer orden que destaca por su originalidad y por el excelente estado de conservación, lo que permite un minucioso análisis de las técnicas utilizadas para la extracción de los sillares para la Alcazaba y para las murallas de Jairán.

Piedra de color amarillento, a diferencia del grisáceo o violáceo de las piedras de esta zona

Donativo: 1 €