‘La Isla’ profundiza en el dolor con un crudo drama en el Teatro Apolo y entradas agotadas

Las actrices Gema Matarranz y Marta Megías interpretan de manera impecable a las dos protagonistas, de la mano de ‘Histrión Teatro’, dentro del programa Delicatessen

En una sociedad que venera la felicidad, hablar del dolor no es lo políticamente correcto. Pero es lo que tiene el teatro independiente, que suele ir contracorriente. Y en ‘La Isla’, representada anoche, jueves, en el Teatro Apolo, se profundiza en este sentimiento físico y psíquico de manera cruda. Un drama áspero con un esqueleto perfectamente dibujado por ‘Histrión Teatro’ y que ha puesto el broche de oro de la temporada de ‘Delicateseen’, el programa que Axioma elabora para el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

Una sala de espera, en una puesta en escena que visualiza las entrañas del escenario, unos bancos vacíos y dos mujeres, pareja desde hace quince años, esperando el desenlace del accidente doméstico sufrido por su hijo, agravado por una discapacidad grave. Y en estas noches, en el silencio y en la angustia, empiezan a aflorar pensamientos sobre la vida, la pareja, las relaciones, la posición de la madre, y también aparecen los reproches. El dolor y el remordimiento se apoderan de ambas actrices, Ada, interpretada por Gema Matarranz, más racional, y Laura, la actriz Marta Megías, más pasional, que viajan por los diferentes episodios de las emociones hasta extremos que a ellas mismas les asusta, por inconfesable, contranatura o quizás la válvula de escape.

Sobre el escenario, Gema y Marta logran involucrar al público en este pensamiento oscuro, expectante ante la resolución de su dilema. Bajo la dirección y texto de Juan Carlos Rubio, realizan una representación impecable, de actrices de raza, que recibió los aplausos del público que agotó las entradas.

Histrión Teatro es una de las compañías con la trayectoria más sólida en este país, y por eso ha vuelto por quinta vez a Delicatessen. Hoy Histrión trata de seguir su camino, en el que se reconocen dos elementos fundamentales: el texto como elemento estructural y el trabajo interpretativo que sostiene las emociones, nexo de unión con el público, como sucedió ayer en el Teatro Apolo.

Esta cita, como todas las programadas por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería, ha cumplido escrupulosamente con la normativa vigente en cuanto a distanciamiento y medidas sanitarias exigidas y reducción de aforo para poder disfrutar con tranquilidad de la #CulturaSegura.

Fuente: Ayuntamiento de Almería